INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

 

 

     
     
       
       
     

 

KELPERS, CON CONSTITUCIÓN INDEPENDENTISTA     

por  Edgardo Aguilera

Ambito Finaciero 05/01/09

Las Malvinas están un paso más adelante de lograr el estatus de un pequeño país bajo la tutela de Gran Bretaña. Con el inicio de 2009 entró en vigencia la nueva Constitución isleña que consagra en su letra el compromiso del Reino Unido con la autodeterminación de los kelpers.

Es la culminación de un objetivo político que los kelpers se fijaron al término del conflicto de 1982: generar hechos que avalen la categorización de la población de Malvinas como sujeto del derecho de autodeterminación.

Protesta

El Gobierno argentino elevó una protesta a Londres en noviembre pasado al conocerse la aprobación del texto fundamental de los isleños. Cristina de Kirchner firmó el 22 de diciembre pasado el Decreto Nº 2.131/2008 publicado en el Boletín Oficial Nº 31.557 que establece: «Declárase lugar histórico nacional al cementerio ubicado en Puerto Darwin, isla Soledad, archipiélago de las islas Malvinas (datos: 51º 48' de latitud sur y 58º 59' de longitud oeste), a ochenta y ocho (88) kilómetros de Puerto Argentino, en la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur». En realidad la disposición firmada por la Presidente -sonó a retaliación- fue una iniciativa que surgió como proyecto de ley auspiciado por los diputados Jorge Coscia, Carlos Kunkel, Eduardo Fellner y Silvia Vázquez de Tabernise, luego de consultas con los miembros de la Comisión de Familiares de los Caídos en Malvinas que dirige Héctor Cisneros.

Esta ONG surgió tras la finalización del conflicto e ideó y llevó a cabo la construcción del monumento en homenaje a los veteranos sepultados en Darwin y aún bregan por inaugurar oficialmente el cenotafio.

El Gobierno repitió la protesta el 3 de enero pasado en un comunicado oficial firmado por Jorge Taiana: «A 176 años de esa ocupación ilegítima que aún persiste, el Gobierno reafirma una vez más los imprescriptibles derechos de soberanía de la Argentina sobre las islas Malvinas». Y criticó al Gobierno británico «por la sanción de una nueva Constitución para las Malvinas» al señalar que esas acciones «contrarían el llamamiento de las Naciones Unidas de abstenerse de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas están atravesando por el proceso recomendado en las resoluciones pertinentes» (Resolución 31/49, adoptada en 1976 por la Asamblea General de las Naciones Unidas) .

La nueva carta magna de los kelpers establece el derecho de los isleños a decidir sobre su propio futuro, expresión que pone cierta distancia al monitoreo político que mantenía Gran Bretaña. Y a la vez los posiciona como el tercer actor en la disputa por la soberanía.

La Cancillería criolla nunca aceptó que la población británica de las islas tenga calidad de parte en las discusiones.

Hito

El gobernador inglés de las islas Malvinas, Alan Huckle, en su mensaje navideño, resaltó como hito de la democracia la nueva Constitución y también remarcó el derecho de los isleños a desarrollar su propia industria de hidrocarburos, un tema de proyección estratégica que no sólo tiene que ver con la economía sino que implica atender necesidades de protección de esa riqueza. ¿Intentarán los kelpers desarrollar ahora su propia política de defensa? El Gobierno central de Londres se encarga de la política de relaciones exteriores y la defensa de las islas, pero la ampliación de las facultades de los consejeros legislativos (cuerpo de funcionarios electos que se asemeja a un congreso) y la mayor libertad del gobernador isleño para decidir en asuntos de defensa y seguridad interna de la nueva Constitución podrían atenuar aquellas funciones. Se lee en el Capítulo II, parágrafo 25, sobre atribuciones del gobernador en defensa y seguridad interna: «...podrá consultar con el comandante de las fuerzas británicas antes de ejercitar cualquier función que sea relativa a la defensa o seguridad interna y actuará en acuerdo con el asesoramiento del comandante de las fuerzas británicas en cualquier asunto que el comandante considere que es necesario en interés de la defensa y seguridad interna (excepto temas policíacos)». El aumento del poder político del gobernador kelper coincide con un hecho inédito: por primera vez desde 1982, el Gobierno británico decidió no enviar a las islas Malvinas.

 

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar