INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

     
 
     

Más Artículos

     
       
     

 

¿LA DESMALVINIZACIÓN CUMPLIÓ 25 AÑOS? (I)

 09/IV/07                                                      Por Enrique Oliva

         La semana pasada hemos vivido los argentinos penosas jornadas de desaliento y bronca. Mucha bronca.

         Las esperanzas despertadas por la decisión gubernamental de denunciar los convenios de “cooperación” petrolera y el rumor de llegar a la renacionalización de YPF nos ilusionó. También pensamos lo mismo en materia de pesca, minería y otros compromisos que significan solo el otorgamiento de más ventajas para la Gran Bretaña y sus poderosos aliados imperialistas. Mas mucho se opacó el lunes 2 de abril. (*)

         Los argentinos esperábamos que los medios de difusión elogiaran la determinación del estado como un primer gran paso para la recuperación de nuestra soberanía sobre Malvinas, pero contrariaron. El aparato comunicacional oficial, que parece sólo existir para expresarse obsequioso con medios y periodistas, no supo sacar partido de aquellas medidas de repercusión internacional y no respondió a las críticas. No se pensó en otras medidas concretas como romper con la teoría del “paraguas” que nos compromete a no hablar de soberanía. ¿Es que no tenemos una política clara sobre el tema Malvinas respetando la sangre derramada y la atención a los sobrevivientes de aquella Gesta? (*)

         Nadie quiere alentar ideas de utilizar medios guerreros y solo se habla de vías diplomáticas y negociaciones. Pero estas dos últimas no deben ser solo para comilonas y viajes para un simple bla, bla, bla. Hay que tomar medidas políticas y económicas que son las únicas que conmueven a los británicos y otros colonialistas. Las iniciativas en este sentido cubren un amplio abanico y debemos aprovecharlas. (*)

         Desearíamos saber quién o quienes (de adentro o de afuera) aconsejaron al Presidente no encabezar el acto central de Tierra del Fuego. ¿Qué informaciones le dieron los servicios secretos que estudiaron la situación sobre el terreno con varios días de anticipación? Seguramente le dijeron que podría ser objeto de reproches desagradables de veteranos de guerra y maestros. De ocurrir algo parecido, el Presidente podría haber hecho un gesto descendiendo del palco, sin los celosos gorilas, y decirles que estaba dispuesto a escuchar sus demandas pero fuera del acto que tenía un  significado de suma importancia nacional. Una convocatoria para horas más tarde con delegaciones de los protestantes para discutir civilizadamente los problemas que se plantearan. Habría sido lo ideal y los ex combatientes y partidos opositores no se lo reprocharían. Estamos seguros que la actitud sugerida habría merecido el respeto a su investidura sin ningún agravio. ¡Si el presidente local de los ex combatientes de Malvinas, Osvaldo Hitliar, comenzó su discurso escrito elogiando al mandatario, como si estuviera presente, por la ruptura de los convenios  petróleros! Y le pidió al vicepresidente Daniel Scioli: “transmítaselo”. (*)

         El gobernador de Tierra del Fuego Hugo Cóccaro, que también lo es de “las islas del Atlántico Sur”, hizo descolgar los pasacalles de bienvenida al señor presidente, pero agregando en los mismos los nombres de su fórmula electoral para la reelección, junto a Rosana Bertone. Fueron los veteranos de Malvinas quienes le exigieron no politizar el acto.

         La celebración que debía empezar a las 11 se retrazó porque el avión Tango 10 llegó procedente de El Calafate  media hora tarde  y recién allí quedó confirmada la no asistencia del Presidente. La nutrida delegación de ministros, altos funcionarios nacionales y docenas de miembros del personal de seguridad, de prensa y de protocolo de la Casa Rosada, ni bien terminaron los discursos partieron raudos hacia el aeropuerto sin hacer declaraciones y regresaron a la Capital. No esperaron la conclusión del acto programado que incluía un desfile militar con banda y de ex combatientes, más un almuerzo oficial.

         Se esperaba una programada demostración aérea con aviones de combate que en la víspera habían ensayado su actuación sobre Ushuaia. Solo hizo un pasaje un avión Hércules  de transporte y nada más. La señora ministra de Defensa, Hilda Garré, responsable de la organización de los actos conmemorativos oficiales del 2 de abril no dio explicaciones. A ex combatientes de Rosario, los primeros en presentarse como voluntarios en un regimiento coordinador de la ayuda a los inundados, no se les permitió brindar un homenaje a sus compañeros caídos.

.        Las dos cámaras del Congreso Nacional rindieron una pálida recordación al cuarto de siglo del 2 de abril. Poquísimas bancas cubiertas. Un diputado, en cuanto se escuchó a si mismo, salió disparado del recinto.

         En la solemne misa en la Catedral, con centenares de familiares de caídos y veteranos de Malvinas, no se vio la presencia de ningún alto funcionario del gobierno ni de la oposición. Junto a la primera fila de los bancos del templo, se encontraba solo un personaje popular, el Tula (¡Si, pero sin el bombo!) con un crucifijo en el pecho. Debido a su renguera se lo veía con dificultades para sostenerse parado apoyándose en una columna, pero rechazó con humildad una insistente invitación a ocupar una punta del primer banco.

         La activa y meritoria Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas”, realizó un acto patriótico muy concurrido en el Centro Cultural de Recoleta e inauguró una impactante exposición sobre la Gesta, que estará abierta hasta el 12 de mayo, tampoco tuvo presencias gubernamentales, aunque si de organizaciones populares y las FF.AA.       La televisión oficial, que envió un equipo especial a Tierra del Fuego, de 10 a 13, mientras se desarrollaban actos en Ushuaia, transmitió un programa cómico (Mañana Vemos conducido por Mex Urtizberea y Carla Czudnowsky). Hugo Barcia, directivo de Canal 7, explicó a La Nación: “No estaba pautado emitir en directo el acto”. Solo entre risas y risas, se pasaron unos pocos y cortos pantallazos y a las 22 se puso en el aire una audición con imágenes. En cambio transmitieron en directo TN, Crónica y las extranjeras TVE y la yanqui CNN en español.

         Algunos medios destacaron severas críticas sobre un supuesto transporte en el avión  presidencial Tango 01 de muebles y materiales de construcción que no serían de uso oficial. Los burócratas asesores de prensa, deben dar explicaciones. Pero como hacen costumbre del dejar pasar…las críticas seguirán.

         Ámbito Financiero tituló en primera: El Faltazo”. A 4 columnas en página 4, Clarín encabezó: “Ex combatientes y la oposición criticaron el faltazo presidencial”.

         Desde los títulos de tapa de los diarios, como en editoriales y otras notas referidas al 2 de abril, como ocurrió por televisión y radio, se reflejó una tendencia más a la crítica de los actos que a ponderar la Gesta que tanta sangre costó, sin alentar confianza en la recuperación de las islas como es la intención mayoritaria del pueblo y una obligación expresa de la Constitución Nacional vigente.

         Los veteranos de Malvinas, como los familiares de los caídos por la Patria, siguen justificadamente desconcertados; se sienten marginados. Piensan que se los esquiva, tanto a ellos como a la Gesta que ofrendaron al orgullo nacional. Eso lo observan desde su regreso del conflicto. Y sufren la impresión que una mano negra trata de dividirlos o enfrentarlos entre si.

         Si decimos Gesta, con  mayúscula, como lo indica el diccionario de la Real Academia, es porque fue un “hecho memorable”, “una hazaña”. No es forzosamente haber ganado, sino ofrendarse conciente al sacrificio  por la Patria para ejemplo de las generaciones futuras, pues el hecho de 1982 fue una batalla y no una guerra concluida.

         También el Combate de la Vuelta de Obligado no fue totalmente una victoria definitoria, pero si una hazaña heroica ante las fuerzas coloniales más poderosas del Siglo XIX y, al final, aquella guerra se ganó. 

(*) Estos temas se tratarán con  mayor amplitud en otras notas.

 

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar