INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

     
     
       

Más Artículos

     
     

 

PERFIL: Domingo 10 de diciembre de 2006

La hija de Thatcher dice desde Malvinas:

 “No tengo temor de ir a la Argentina”

Comparte con su madre los genes, los rasgos duros, el apellido y el apodo, aunque con una leve variación. Su madre es la “Dama de Hierro” y ella, dicen, es de “acero”. Recién llegada de Malvinas dialogó en exclusiva con PERFIL, se explayó sobre su documental sobre la guerra, y recordó cuando ganó el reality show para la tevé inglesa. A pesar de los consejos de los expertos en seguridad, asegura que no tiene miedo de venir. Llegaría el domingo próximo.

Thatcher en inglés significa techador. Pero, antes que nada, Thatcher es sinónimo de Margaret, de políticas neoliberales feroces y de la Guerra de Malvinas. Su hija, Carol, quiere retomar esta parte de la historia materna y está en Malvinas para filmar el documental La Guerra de mami, que tiene una hora de duración y que está basado en un diario íntimo que la rebelde de la familia encontró mientras buceada entre las pertenencias de “mami”.

Desde las islas, con frío y amabilidad, una de los hijos mellizos de la “Dama de Hierro” repite como una mantra, en una pregunta que se concierte en retórica. “¿Hablo muy rápido para vos? Ok, cariño, todo bien entonces”.

-¿Qué opinó su madre sobre el documental”

-Mi madre no dijo nada. Encontré un diario de 70 páginas sobre lo que sucedió en Falklands. Son sus palabras. Yo tengo eso, pero por el conflicto yo necesito hablar con la gente.

Tiene la voz rasposa mezcla de preceptora anciana y Flora, la empleada pública de Gasalla. Aún así, tiene una excelente predisposición a la charla, a pesar de que estaba recién llegada al Malvina House, el hotel más importante de las islas.

-Quiero estar aquí en Malvinas, con la gente que estuvo aquí y lo vivió de cerca y no sólo con lo que vivió Margaret Thatcher, que estuvo a 8.000 millas, en Londres. ¿Voy muy rápido?

Welcome to Argentina

A pesar de que le recomendaron incrementar su seguridad privada, Carol Thatcher no tiene ningún miedo de venir al continente. “Estuve tres o cuatro veces –comenta–. Conocí Buenos Aires e Iguazú, y las cataratas me parecieron fantásticas”.

Del miedo, ni noticias, es más una paranoia externa que un temor real de la “Dama de acero”, apodo heredado pero que no coincide demasiado con sus modales. Esta vez la visita es diferente. Viene a compartir experiencias y a escuchar vivencias de los ex combatientes. “Mi madre adoptó decisiones políticas, y otra gente tuvo que tomar decisiones sobre su vida –aclara–. Eso es lo que vine a averiguar aquí”.

-¿Son muy distintas las versiones de su madre y las que escuchó hasta ahora?

-Muy distintas. Para mi esta es una misión muy interesante. Vi mucho de la vida política de mi madre porque estuve adentro, soy miembro de su familia y estuve cerca del gobierno también.

-¿Qué espera usted de esta visita?

-Escuchar a la gente y trabajar junto a ella. Para mí es interesante tratar con otras personas, venir y ver lo que la gente dice. 

Oveja negra

Tiene 53 años, un hermano mellizo y un espíritu rebelde que perdura a través del tiempo. Al contrario de lo esperable por mamá Maggie, Carol no es cada ni tiene hijos.

Amada por sus compatriotas, la hija de la ex premier participó de un reality show para la tevé de su país en 2005. Era una especie de Expedición Robinson en el que, para ser coronada “Reina de la Selva”, llegó a ingerir los testículos y el pene de un canguro. “Fue excelente –recuerda emocionada–. Aparte, el programa tuvo gran audiencia, muchos seguidores. Imagínate que 11.800.000 personas vieron la final”.

El mundo televisivo argentino gira alrededor de Bailando por un sueño, y qué mejor que preguntarle a la “Reina de la Jungla” británica cuáles sería el sueño que quisiera bailar. “No te lo puedo decir, es un sueño –responde la Thatcher que fue reina–. ¡Es un sueño, y yo soy muy romántica!”.

Mamá me mima

La relación con su mamá está signada por la admiración hacia quien supo ser una de las mujeres más poderosas de la Tierra. También está atravesada por la desobediencia, ya que Carol Thatcher, uno de los dos hijos que tuvo la Dama de Hierro, es una desobediente nata. Cuando ganó el reality, lo primero que dijo –no sin picardía– fue: “Mi mamá no sabía que me iba a anotar acá porque éste no es el tipo de programas que ella disfrutaría”.

Bautizar su documental como La guerra de mami también tiene su cuota irreverente, sobre todo si se tiene en cuenta que muchas de las opiniones recogidas a lo largo de los sesenta minutos de película son contrarias al pensamiento y al accionar materno.

Nota: No subrayado y en negrita es nuestro.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar