INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

 

     
 
     

Más Artículos

     
       
     

 

Lo que se rindió “fue la guarnición militar en Malvinas, no el país”

El jefe del desembarco argentino sostiene que el gobierno no firmó ninguna concesión. Y que por eso gran bretaña mantiene una fuerte defensa en Malvinas. Dice que no tiene reproches para la junta militar.  

Carlos sacchetto

Csacchetto@clarin.com 

Malvinas parece ser para él un disparador. A los 25 años de haber comandado el desembarco argentino el 2 de abril, el contralmirante Carlos Busser, relata, interpreta y opina con pasión. 

-¿considera que hay algo que no se sabe aún sobre Malvinas? 

-Hay cosas que se han dicho pero no se saben, que es como si no se hubieran dicho. 

- ¿por ejemplo? 

-Que los ingleses sabí­an que si seguí­an negándose a negociar como lo vení­an haciendo de 1965 hasta 1981/82, en algún momento la paciencia argentina se iba a agotar y que cabí­a esperar una acción militar. El embajador británico, a principios de 1982, les decí­a que la paciencia argentina no serí­a ilimitada.  

-Cuando se dirigí­a a las islas, ¿usted creí­a que iba a la guerra, o que los ingleses no se resistirían? 

-El 3 de abril ellos dijeron que mandaban una fuerza expedicionaria. Desde ese momento, cualquier militar profesional tení­a que pensar que iba a haber una guerra y tení­a que comportarse como si viniera una guerra.  

-¿Desde el punto de vista militar, la guerra se pudo ganar? 

-Es muy difí­cil decirlo. Yo creo que habí­a un elemento muy condicionante para los británicos, que era la gran distancia. Pero no es serio afirmarlo, ni en contra, ni a favor. A mí­ me parece que nosotros luchamos duramente y lo importante es eso. Ellos jamás pensaron que iban a perder un buque de guerra y fueron siete.  

-¿La guerra se perdió por la superioridad militar del enemigo, o también por errores propios? 

-Las dos cosas. Napoleón decí­a que en la guerra gana el que comete menos errores.  

-¿Se cometieron más errores polí­ticos o militares? 

-Las guerras se pierden porque el enemigo lo supera o porque a usted se le quiebra la voluntad de pelear. El 14 de junio se rinde la guarnición argentina que estaba en las Malvinas pero no se pierde la guerra. El gobierno argentino no se rindió, no firma ninguna concesión. Y eso creo que es lo esencial de todo lo que le estoy diciendo. Recién en 1989 el gobierno de Menem hizo un reconocimiento de que no hay hostilidades, pero hasta ese momento no tení­an un cese oficial, y se vieron obligados a hacer enormes gastos y esfuerzos para mantener la usurpación.  

-¿Y esa situación cómo se traduce hoy en el diferendo? 

-Cuando dos paí­ses tienen una situación de conflicto así­, a lo mejor uno de los paí­ses se siente en guerra y el otro cree que está en paz. Eso creo que nos ha pasado a la argentina desde 1983 en adelante. Ellos han seguido sus objetivos nacionales que los llevaron a la guerra. 

-¿Y nosotros no? 

-Nosotros estamos convencidos de que estamos en paz. Pregúntele a cualquiera y le va a decir que las relaciones con gran bretaña son excelentes. Pero en realidad, ellos se comportan como que todaví­a están en guerra y mantienen la guarnición que mantienen. Eso por supuesto también le pasó a los diplomáticos argentinos. 

-¿Les sigue pasando? 

-Me parece que sí­. Nunca se le ha hecho una propuesta interesante al gobierno británico.  

-¿Por ejemplo cual? 

-Que a ellos les resulte conveniente el negocio y evitarse los gastos y los esfuerzos en que incurren. 

-¿Qué significó en su vida personal el episodio Malvinas?  

-El dí­a que uno va a la guerra, los mira a los soldados y se pregunta cuál de éstos mañana no va a estar. Me consolé pensando: "bueno, a lo mejor sos vos el que no va a estar". Yo lo he visto al capitán Giachino en un charco de sangre, y a los dos heridos que estaban al lado de él, muy graves los dos. Y eso le condiciona a usted para toda la vida.  

-¿Usted se siente responsable? 

-Yo mandé 1.659 hombres para la defensa. Murieron treinta y uno. Tengo presente el nombre de todos ellos. Sé dónde combatieron, sé dónde murieron, porque uno es responsable de eso. -¿tiene reproches que hacerle a la conducción de la guerra? 

-No. Muchas veces confundimos los errores de los niveles inferiores como si fueran errores del nivel superior. Aquí­ ha sido fácil echarle la culpa a la junta militar, y casi se han convertido en tres chivos expiatorios, cuando en realidad, hay estados mayores que debieron resolver cosas.  

-¿Usted es optimista sobre el futuro de Malvinas? 

-Soy un optimista condicionado. Si no hay firmeza para demostrar que nunca vamos a ceder, hay que ser pesimista. Ahora, yo estoy seguro que los británicos saben que nunca vamos a ceder. ¿por qué? Porque nos han visto actuar y no se olvidan.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar