INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

 

     
 
     

Más Artículos

     
       
     

 

Opinión
Argentina
A malvinizar se ha dicho
Por: Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info) *
Fecha publicación: 03/04/2007

A 25 años de los hechos que llevaron a la recuperación militar de las Islas Malvinas por la fuerza, como parte de una operación de relegitimación de la dictadura iniciada el 24 de marzo de 1976, podemos advertir que nuestros héroes, los soldados que hoy acusan entre 40 y 43 años de edad, siguen sumidos en el olvido a pesar de los reclamos continuados, los que han tenido un eco parcial en las autoridades nacionales, provinciales y municipales, y de los suicidios que se vienen produciendo sistemáticamente, sin que nadie tome cartas en el asunto; esto es, procurar la cobertura sanitaria necesaria para la superación de las consecuencias psicológicas de la guerra.

Cabe recordar que, desde el fatídico 14 de junio, día de la rendición de las fuerzas argentinas, el regreso de estos jóvenes obligados a cumplir con la obligación impuesta por la Constitución Nacional de 1853, estuvo signado por el ocultamiento de su verdadera situación. En lugar de recibirlos como héroes, se les impuso el silencio forzoso acerca de las vicisitudes de la guerra como también se los sumió en el mayor de los olvidos, lo que luego fue profundizado desde 1983 por los diferentes gobiernos constitucionales.

Había empezado el proceso de desmalvinización, procurando redefinir la memoria hacia lo oficial pero soslayando a los verdaderos protagonistas. Inclusive, se trató de atenuar las repercusiones del Informe Rattenbach, el que estableció las responsabilidades de los mandos militares, con la finalidad de iniciar este proceso que se profundizó y que aún continúa pese al incremento de las pensiones de guerra y de la inclusión en el PAMI de los ex-combatientes, con el objeto de procurarles una cobertura sanitaria acorde a sus necesidades, por parte del actual Gobierno Nacional.

Desde la Nación al resto de las jurisdicciones provinciales y municipales, se buscaron alternativas para la solución de las problemáticas sociosanitarias de aquellos que fueron a defender ese rinconcito de la Argentina, más allá de la real dimensión de dicha gesta militar que no fue tenida en cuenta por Galtieri y Nicanor Costa Méndez pero que, aún hoy, subsiste.

Por otro lado, nuestra sociedad sigue soslayando estas cuestiones, de la mano de los multimedios, por un lado y por otro, por una ausencia de conciencia acerca de la real significación de la gesta de Malvinas, promovida por la clase política desde Alfonsín a Kirchner. En un día como el de hoy, resulta vital malvinizar para oponerse al proceso iniciado con el fin de las acciones militares y continuada por la democracia en 1983.

Si desmalvinizar significa el olvido sistemático de quienes participaron de las acciones militares o estuvieron afectados a los servicios necesarios para ellas, hoy se impone, sin dudas, jerarquizarlos y reconocer su real valía mediante acciones tendientes a su rescate, a su revalorización en el seno social como también en las políticas públicas. Y no podemos olvidar que muchos ex-combatientes han adquirido discapacidades físicas y mentales, lo cual los asimila al colectivo más postergado socialmente y que también espera respuestas desde la sociedad y el poder político.

Malvinizar es encontrar la resignificación de una gesta que, acertada o no, constituye un hito histórico fundamental en nuestra historia y de una revalorización de las personas; ayer, simples soldados y hoy, simples padres de familia que sobrevivieron al horror como también a quienes cayeron en pos de un histórico objetivo nacional como la plena soberanía en las Islas Malvinas, ocupadas por Inglaterra desde 1833.

Y no se trata de un simple homenaje cada 2 de abril, en todo caso nos debe llevar a construir otro universo simbólico que permita reflejar la realidad de lo ocurrido en el seno del inconsciente colectivo, el que permita reconstruir la verdadera esencia en el plano histórico, político y social.

A malvinizar, se ha dicho... A pesar de un medio pelo dedicado a descansar en un fin de semana largo, quienes todavía conservamos las vivencias de un pasado reciente que se renueva a cada momento, que no olvidamos a quienes estuvieron a nuestro lado en esos aciagos momentos o a los que sabíamos que iban a combatir, por su propia voluntad, porque sentían el deber de estar en aquéllas gélidas tierras, no podemos dejar de exigir la recuperación de la verdadera memoria sobre lo ocurrido y el merecido reconocimiento a los ex-combatientes que han sobrevivido al horror.

A malvinizar, se ha dicho, para que Malvinas y su gesta perduren en las mentes de las futuras generaciones...

Como todos los años, dedicados a Eduardo Elbio Araujo, Soldado Conscripto Clase 1962, a quien conocí en un aula de secundaria y que, aún hoy, no puedo olvidar sus palabras: 'si no me convocan, me presento como voluntario...'.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar