INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

     
 
     

Más Artículos

     
       
     

 

Malvinas: no nos olvidamos

Por el Dr. Carlos J. Rodríguez Mansilla de "Nueva Argentina"

Cómo fue la traición chilena. La ayuda de la "dulce Francia" a Inglaterra.
La verdad de la guerra tras veinticinco años de mentiras. La admiración de los ingleses hacia los argentinos que combatieron en Malvinas. Las hazañas de los Infantes de Marina: "cantaban mientras luchaban".

Los "hermanos chilenos" nos traicionan
Recién hace pocos años se conocieron las declaraciones del ex Jefe de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), General Fernando Matthei, efectuadas en 1999 a una historiadora chilena. La publicación, a cargo del Diario La Tercera , de Santiago, revela que el 4 de Abril de l982, recibió la visita de un oficial inglés (Sydney Edwards) enviado por el Jefe del Estado Mayor de la Real Fuerza Aérea Británica (RAF).
Edwards, un agente militar británico de Inteligencia, involucrado en sonados casos de espionaje y tráfico de armas, solicitó a Mattehi información sobre los movimientos de las Fuerzas Armadas argentinas, sus posiciones, unidades, bases, efectivos, armamento y material. A cambio de ello, el inglés prometió ayuda y equipamiento para la Fuerza Aérea de Chile.
El General Matthei revela que solicitó la autorización correspondiente al General Augusto Pinochet, planteándole que para Chile "se presentaba una gran oportunidad apoyando a Gran Bretaña, ya que bajo ningún punto de vista nos convenía un triunfo argentino". Pinochet estuvo de acuerdo, ordenando que "todo se haga en secreto".
Para realizar las tareas de inteligencia, los ingleses enviaron a Chile un avión "Moondrop", equipado para el espionaje electrónico, similar a un Boeing 707, pero convertido en un verdadero laboratorio con sofisticada tecnología. Afirma Matthei: "Hacíamos vuelos a gran altura sobre el límite, en territorio chileno, pero captando señales del lado argentino. Nuestros equipos no podían hacer esa tarea porque la Cordillera de los Andes lo impedía".
Junto a ese "Moondrop", Gran Bretaña envió a Chile otros aviones espías, que ingresaron por la Isla de Pascua y Tahití. La tarea duró toda la guerra, y al finalizar la contienda, Chile recibió de Inglaterra el pago por su traición: aviones, radares y misiles ingleses de última generación; y armamento y equipo argentino tomado tras la rendición. Al poco tiempo, por presiones internacionales, el gobierno constitucional argentino le entregó el estratégico Canal de Beagle a Chile.

La amiguita francesa Otro mito que cayó es el de la vieja amistad de Argentina con Francia. Lo cierto es que con Francia tenemos algunas viejas deudas pendientes. En 1840, buques de guerra franceses transportaron tropas de Lavalle sublevadas contra la autoridad nacional para invadir el país. Esa flota, al mando del
Contraalmirante Leblanc, impuso el bloqueo al puerto de Buenos Aires. En 1845, una poderosa escuadra naval francesa, aliada a buques de guerra ingleses, invadió nuestro país, dando lugar al heroico Combate de Vuelta de Obligado, sobre el río Paraná próximo a San Pedro (Provincia de Buenos Aires).
De manera que no siempre nos tiramos flores con los franceses. Hace poco se ha revelado que Francia tuvo activa participación en favor de Gran Bretaña durante la guerra de Malvinas.
Se conoció, luego de 20 años, que el servicio exterior francés brindó amplio apoyo diplomático a Inglaterra, tanto en la ONU como en la vasta red de embajadas en el mundo. Y, fundamentalmente, Francia realizó todas las maniobras de obstrucción para impedir que Argentina adquiriera los misiles Exocet (de fabricación francesa), vitales para el triunfo argentino, que estaban necesitando nuestros pilotos.
Francia bloqueó la salida y embarques de misiles Exocet de territorio
francés rumbo a la Argentina o cualquier país amigo o neutral, y saboteó las operaciones comerciales de estos misiles, asegurándose que solamente fueran adquiridos por testaferros de Gran Bretaña.
A cambio de esta ayuda, Francia recibió de Inglaterra importantes
concesiones en materia comercial e industrial, que la beneficiaron en el marco de la Comunidad Europea.

Empieza a difundirse la verdad
Luego de los años que impone el secreto militar en Gran Bretaña, publicó sus Memorias el Almirante que fue Jefe de la Flota de Mar de Su Majestad, en operaciones en el Atlántico Sur durante la guerra de Malvinas. El marino revela su sorpresa ante la rendición argentina producida el 14 de Junio de 1982, ya que confiesa que su situación en ese momento era "muy delicada, crítica".
En efecto, el ex Jefe naval manifiesta que había recibido una orden emanada directamente del Almirantazgo Británico, disponiendo que en caso de recibir un nuevo ataque aéreo que hundiera una nave inglesa, debía replegar la Flota y regresar a la Isla Ascención , evacuando a las tropas desplegadas en las islas Malvinas.
El as de la Aviación Francesa de la Segunda Guerra Mundial, Pierre
Klostermann, escribió: "Las hazañas y proezas realizadas por los pilotos argentinos en Malvinas, de la Fuerza Aérea y de la Aviación Naval , no tienen parangón en la Historia ".
El Comandante de las tropas inglesas que operaron en territorio de Malvinas, General Jeremy Moore, escribió en su libro "Falklands: no picnic" ( La Guerra de Malvinas no fue un pic-nic: "Los militares argentinos combatieron con valor, defendiendo el terreno palmo a palmo. Cada metro de las islas nos costó el sacrificio y la sangre de nuestros hombres".
Los ex combatientes ingleses, que periódicamente aparecen en reportajes y entrevistas en medios internacionales, coinciden en calificar a los argentinos que combatieron en Malvinas como "leones", y ese es el término
generalizado de admiración que emplean.
De las proezas realizadas por el Batallón de Infantería de Marina 5 (BIM 5), al mando del Contraalmirante Carlos H. Robacio, dicen sus oponentes: "La fórmula habitual británica de responder con fuego de cohetes de 66mm y 84 mm no tuvo mayor efecto contra ellos. Los Guardias Escoceses podían oír a los argentinos gritar e incluso cantar mientras luchaban. Eran las mejores tropas... el 5 de Infantería de Marina...A medida que avanzaba la noche y la intensa lucha continuaba, no mostraban señales de ceder y sus posiciones se
mantenían firmes" La batalla por Malvinas. M. Hasting y S. Jenkins.
"No se retiraron los argentinos en la montaña de Tumbledown, donde la Guardia Escocesa tendría que enfrentarse a la mas violenta de todas las acciones. Allí se hallaba el 5º Batallón de Infantes de Marina argentinos, muy expertos y bien atrincherados. ..Los Infantes de Marina disparaban sin cesar y de una manera impresionante" The Sunday Times Insight Team.
Un analista norteamericano especializado en temas militares dijo: "Fue la mayor paliza recibida por la Flota Británica desde la 2º Guerra Mundial, y eso puso en peligro a la OTAN que en ese momento amedrentaba a la URSS ".

A 25 años
Mientras comienza a conocerse la verdad, tras tantos años de engaños y mentiras, de películas y libros que falsean la realidad y que sólo benefician a los intereses británicos, la causa de Malvinas sigue siendo la causa nacional del pueblo argentino.
Gran Bretaña no puede ni debe seguir usurpando nuestras islas, con un colonialismo trasnochado e injustificable. La ONU no puede ni debe permitir esa violación flagrante a su Carta y Declaraciones, que condenan el colonialismo.
La soberanía no se negocia, ni se pone bajo un paraguas. Los kelpers son colonialistas y usurpadores, que están ilegalmente en Malvinas. Los soldados ingleses de guarnición en nuestras islas son tropas de ocupación. Todo esto es una verdad irrefutable a la luz del Derecho Internacional Público, y quien se haga el distraído delinque por complicidad.
La desocupación de las Malvinas y su restitución a la Argentina , es el único camino aceptable en el marco del Derecho. Luego se verán las indemnizaciones que Gran Bretaña nos adeuda por tantos años de usurpación.

A 25 años de la Gesta más gloriosa de los argentinos en el siglo XX, NUEVA ARGENTINA rinde su homenaje a todos los que combatieron en 1982: Oficiales, Suboficiales y Soldados, del Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Gendarmería y Prefectura. No lo hicieron por dinero, ni por cargos, ni por prebendas. Lo hicieron por Dios y por la Patria. A todos ellos, Gloria y Honor.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar