INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

 

     
     
       
       
     

 

El pintoresco marino PEPE EL MAHONÉS

 José Pons (a) Pepe el Mahonés era marino de río. Con sus pequeños bravos realizaba el trasbordo de la carga de los cargueros de ultramar que no se atrevían a cruzar el Plata. Hacía sus viajes desde Montevideo y sobre todo desde Colonia, ciudad donde alternativamente residía, casado con Josefa Martínez, natural de esa ciudad.

Seguramente como marino que realizaba viajes entre Colonia y Buenos Aires, estuvo entre los que cruzaron a Liniers en la Primera invasión, pero esto es solo una suposición.

Cuando la segunda invasión inglesa, Pepe, enrolado en el regimiento de Miñones combatió a Cádogan refugiado en las Temporalidades (Manzana de las Luces). Los partes militares consignan que el combate fue muy sangriento, especialmente en el edificio defendido por “Ponce”, donde se decía “la sangre corría por los desagües”. Los Miñones consiguen sacarle un cañón a los ingleses, pero por no haber tenido la precaución de apoderarse de la pólvora y balas o por no saberlo manejar lo clavan (operación que solo se podía revertir en la fragua de un herrero), y lo guardan en una casa.

Terminados los combates, los Miñones van a buscar su cañón y ¡había desaparecido! … Se lo habían llevado los Patricios.

Los Patricios no lo quieren devolver y hay un pleito que finalmente se falla a favor de los Miñones.

Meses después se produce la revolución de Mayo. ¿Y quién era el jefe? ¡Nada menos que el odiado jefe de Patricios!

Pepe, catalán peleador, se pone en contra de los hombres de mayo (Y aparentemente todo el regimiento de Miñones también), y –no se sabe si aquí o en Colonia– arma dos barquitos, uno de ellos ¡A remo!; aunque suponemos que también a vela, al que le pone un cañón y lo bautiza “La Podrida”.

Con la Podrida y el otro barquito se va a Montevideo a ponerse a las órdenes de Elío, el nombrado Virrey del Río de La Plata.

Mientras estuvo en la banda Oriental, hay constancia que sacó patente de corso y capturó varios barcos “de Buenos Aires”. ¡De algo había que vivir!

Se produce el sitio de Montevideo por la escuadra Patricia y en el combate hay un solo barco Argentino hundido: el San Luis, que es mandado a pique por “La movediza Podrida, al mando del pintoresco Pepe el Mahonés”, como lo relata la historia naval Argentina.

Pepe vuelve a Buenos Aires y a su actividad, porque en aquella época quién defendía sus ideas o era muerto o el tiempo lo perdonaba. En 1828 recibe de amigos españoles un jovencito que trabajará en su casa de comercio. Era Vicente Rosa, que luego se casaría con la hija de Pons y le pondrían a su segundo hijo “Pepe” como sus abuelos maternos. Y de ese Pepe vienen todos los Pepes Rosas, mi bisabuelo, abuelo, padre, hermano y sobrino.

Por ese ancestro los Rosa decimos que tenemos tendencia heredada para “ARMAR LA PODRIDA”.

 Eduardo Rosa

 

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar