INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Artículos de Interés

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

     
     
       
       
     

 

Sábado 11 febrero 2006

El reclamo por Malvinas reaparece en escena por el entredicho diplomático entre Chavez y Tony Blair

Por Causa Popular.- Junto con Cuba y Siria, Venezuela se animó a votar a favor de Irán en la ONU. Su presidente, es uno de los pocos líderes mundiales que suele llamar a las cosas por su nombre, y no se calla ante las violaciones del derecho internacional que en forma permanente realizan las grandes potencias. En respuesta a declaraciones en contra de Venezuela por parte del lugarteniente de George Bush en la guerra de Irak, Tony Blair, Hugo Chávez no sólo instó al primer ministro inglés a devolver las Islas Malvinas a la Argentina, sino que además le recordó su alianza y subordinación incondicional con George Bush, al que calificó de “un loco peligroso para el mundo porque es capaz de tirarle bombas atómicas al mundo”.

Todos los miércoles el primer ministro inglés Tony Blair, contesta durante media hora las preguntas de los representantes de la Cámara de los Comunes, cuya designación -según informó BBC Mundo- se realiza por medio de un sistema de lotería.

En la sesión del pasado miércoles, Blair fue interrogado por un parlamentario laborista acerca del giro hacia la izquierda en diversos países de América latina. Este se refirió a los casos de Cuba y Venezuela, en plena sintonía con la política exterior de Washington para estos países. Sus declaraciones desataron un conflicto diplomático con la República Bolivariana de Venezuela.

Blair manifestó que: “Es importante que el gobierno venezolano comprenda que si quiere ser un integrante respetado de la comunidad internacional tiene que acatar las reglas de esa comunidad internacional”. Y luego añadió: “También quiero decir, con el mayor respeto hacia el presidente de Venezuela, que cuando él se alía con Cuba, yo preferiría ver a Cuba funcionando como una verdadera democracia”.

Como suele suceder en estos casos a los que ya está acostumbrado, la respuesta de Chávez no se hizo esperar, y calificó a Blair de “inmoral”, “sinvergüenza” y “peón de Washington”, para luego advertir: “Usted se metió conmigo. Ahora aguánteme, caballero, (...) de aquí en adelante voy a estar pendiente de lo que usted diga y de lo que usted haga”.

Y así fue. Inmediatamente después Hugo Chávez, recordó la política imperialista de Inglaterra, y le pidió a Blair que devuelva las Islas Malvinas: “Habría que recordar las islas Malvinas, cómo se las quitaron a los argentinos. Esas islas son argentinas, devuélvales señor Blair las islas Malvinas a los argentinos. Allá fue la armada británica a atropellar a los soldados argentinos, apoyada por el gobierno de Estados Unidos”, expresó el mandatario.

Desde el petrolero estado occidental de Zulia, donde Chávez se encontraba entregando viviendas a la población, insistió en responderle a Blair, y le recordó que “los que irrespetaron a la comunidad internacional violando leyes, soberanías, pueblos, son el gobierno inglés y el gobierno de Estados Unidos”. Blair es el “principal aliado de Danger-Bush-Hitler, el mayor genocida que hay en el planeta”, dijo el mandatario en alusión al presidente estadounidense.

El gobierno bolivariano, a través del Ministerio de Vivienda y Hábitat emprendió el trabajo para incrementar la marcha en el plan de construcción y dotación de viviendas a familias venezolanas para combatir los problemas habitacionales de la población nacional.

Las declaraciones de Chávez en respondiendo a las acusaciones de Tony Blair, se produjeron en Zulia, donde en la actualidad se construyen 4.100 viviendas en distintos complejos habitacionales, específicamente en el sector El Danto, destinadas a la reubicación de la población afectada por el fenómeno de la subsidencia (hundimiento de la tierra a consecuencia de la extracción del petróleo).

Quien también respondió a las declaraciones de Tony Blair fue el vicepresidente de Venezuela, Vicente Rangel. Rangel expresó “¿Cuándo Venezuela ha irrespetado el orden internacional?. Nosotros somos respetuosos como nadie del orden internacional. Yo no he escuchado al señor Blair una sola condenatoria, por ejemplo, a las torturas en Guantánamo o a los "huecos negros" donde meten a los prisioneros en Europa”. Y luego agregó “Tampoco le he escuchado nada en torno a la actitud del señor Bush de amparar y proteger a terroristas como (el anticastrista de origen cubano) Luis Posada Carriles”.

Rangel, añadió además que Venezuela no invade ni bloquea países, no auspicia la tortura, ni protege a terroristas internacionales y repudia la existencia de cárceles clandestinas de la CIA en Europa. “Esas seguramente son las reglas de la comunidad internacional de Bush y de Blair que dicen que Venezuela no las acata porque el nuestro no es un país genocida, invasor, torturador ni desconocedor sistemático del derecho internacional”, aseveró.

Rangel afirmó además que con el gobierno de Blair, “Inglaterra ha descendido a la condición de subimperio”, con los cual “sólo le queda el recurso de corear las perversiones de Estados Unidos. Venezuela es un país pacífico, democrático, que aboga por la paz en el mundo, por la justicia social y por las buenas relaciones con todos los países de la tierra; pero al mismo tiempo nuestro país tiene un alto sentido de la dignidad, de la soberanía y respeta como máxima norma del derecho internacional de la no intervención. La respuesta del presidente venezolano al señor Blair es la que él se merece”, concluyó.

Hasta el cierre de esta edición el gobierno británico no había dado ninguna respuesta a las contundentes declaraciones del presidente y vicepresidente de Venezuela.

La BBC se comunicó con la oficina de prensa del premier del Reino Unido y sólo tuvo la diplomática respuesta de un vocero gubernamental que respondió escuetamente que “Venezuela tiene derecho a sostener sus puntos de vista. Nosotros no vamos a responder. No tenemos nada que añadir a lo que el primer ministro manifestó en la Cámara de los Comunes”.

Mientras que el gobierno declina continuar con la polémica, un parlamentario del propio partido de Tony Blair increpó al primer ministro por lo que calificó de “declaraciones imprudentes” y llamó a debatir el tema.

Citado por la cadena de noticias estatal inglesa, el diputado laborista John Trickett dijo: “Si no podemos coincidir acerca de la conveniencia de las relaciones internacionales de Venezuela, al menos debemos celebrar sus logros sociales al eliminar las divisiones y desigualdades presentes en todo el Tercer Mundo”.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar