INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Antártida Argentina

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

     
 

 

 

     
 
     
       
       
     

 

GENERADOR DE ENERGÍA LIMPIA  Por Edgardo Aguilera

Ambito Financiero 06/02/09

   El Ejército pondrá en funcionamiento el MAEL I en la base Esperanza.  Se trata del primer aerogenerador de energía limpia del sistema antártico argentino.  La idea fue impulsada por el coronel Víctor Figueroa, titular del Comando Antártico del Ejército, y la desarrolló Invap SE, con la colaboración del Instituto Tecnológico Buenos Aires y de CITEFA.  Hasta la fecha sólo Australia y Bélgica poseen equipos similares que aprovechan el viento y el agua para convertirlos en electricidad y reemplazar otros combustibles.

El Ejército, de la mano de la empresa estatal rionegrina Investigaciones Aplicadas (Invap SE), se apresta a poner en funcionamiento el primer aerogenerador de energía limpia del sistema antártico argentino. Tras el proyecto desarrollado en la base Esperanza anida una competencia -nadie lo reconocerá- entre organismos del Estado con injerencia en la Antártida por colocarse a la vanguardia de los desarrollos científicos aplicados. Y de paso mejorar la imagen institucional.

En la carrera que viene de años, se diría desde los tiempos de los pioneros al polo, las Fuerzas Armadas pujan con la Dirección Nacional del Antártico (hoy subordinada a la Cancillería) y su herramienta científica, el Instituto Antártico Argentino. El Comando Antártico del Ejército conducido por el coronel Víctor Figueroa impulsó la idea del aerogenerador que se cristalizó en el tablero de diseño del Invap con colaboración del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Luego sumó al proyecto otras siglas de la órbita estatal, el CITEFA (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa), la PEHPC (Planta Experimental de Hidrógeno de Pico Truncado) y también a sus competidores, la DNA (Dirección Nacional del Antártico) y el IAA (Instituto Antártico Argentino). Hasta ahora sólo dos países: Australia (base Mawson) y Bélgica (base Princesa Elizabeth) tienen dispositivos de energía limpia similares al que se pondrá en funcionamiento en Esperanza. El módulo de energía limpia, denominado MAEL I, es un aerogenerador, aprovecha la fuerza del viento para calefacción e iluminación, además de obtener por electrólisis, a partir del agua, hidrógeno, combustible no contaminante que tiene varias aplicaciones, como alimentar un horno, un quemador, un generador de electricidad de 8 HP y un equipo de soldadura autógena.

Se trata de aprovechar viento y agua, y convertirlos en electricidad, para reemplazar el gasoil y el gas envasado. La base Esperanza -viven 60 personas, incluidas familias con niños- consume alrededor de 350.000 litros de gasoil por año para generación de energía eléctrica y calefacción. Como se sabe, el Estado hace un esfuerzo logístico de proporciones para llevar gasoil a todo el armado de bases, y el lograr una reducción por medio de la utilización de energía alternativa se transformó en objetivo estratégico.

La promoción de la investigación científica, la conservación de los recursos vivos marinos y la protección del medio ambiente antártico, son los ejes que estableció el Gobierno para la política antártica del país. Esos objetivos están alineados con los propósitos y principios que rigen el Tratado Antártico del que el país es uno de los doce signatarios originales. El Ejército apuntó a uno de ellos -protección del medio ambiente- y armó la carpeta «Aplicación de Tecnologías de Energías Alternativas en la Antártida» que culminó en el desarrollo del MAEL I. La DNA y su brazo científico el Instituto Antártico Argentino quedaron rezagados en la tarea desde que se incendió el rompehielos Almirante Irízar. El navío era la plataforma de proyección de las múltiples actividades científicas y de programas de cooperación científica internacional impulsados por la DNA. Esta Dirección es la responsable de perfeccionar la estructura científica de las bases permanentes (6) y de las temporarias, más los destacamentos que se abren a requerimiento del Instituto Antártico. Sin embargo, el eje del director Mémolli parece no coincidir con la directriz fijada por el canciller Taiana. Hoy pasa por «vender» la Antártida a través del arte. Sostiene el director que hay que despertar el interés general y la conciencia de la sociedad por el continente helado apelando a expresiones plásticas: pintura, escultura, fotografía, videos, etc., que registren la actividad en el continente blanco. Mientras el personal antártico lucha en las bases por sostener la agenda de compromisos científicos locales y con otros países de cara al Año Polar Internacional, Mémolli viajó a México, invitado a una exposición de pintura, por intermedio de la embajada argentina en aquel país que está a cargo de Jorge Yoma.  Taiana promueve la celebración en Buenos Aires en 2010 de la máxima reunión científica en materia antártica, congregando al Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR) y al Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (CONMAP), para debatir los resultados científicos y logísticos del Año Polar Internacional. En ese escenario el Ejército espera presentar los resultados objetivos de la reducción en el consumo de combustibles fósiles de su modelo ubicado en Esperanza y promover su instalación en el resto de las bases del país. La dotación verde oliva trabaja sin descanso, quieren que el artefacto esté operativo en coincidencia con el día de la Antártida que se celebra el próximo 22 de febrero.

 

 

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar