INSTITUTO MALVINAS :: Para pensar la Patria
 

Opiniones Inglesas

"No se defiende lo que no se quiere y no se quiere
lo que no se conoce"

   

 

 

 

     
 

     
     
       
       
     

 

Miércoles 28 de marzo de 1984 

Diálogo exclusivo con el ex canciller británico Francis Pym

“La negociación bilateral no soluciona nada” 

El ex canciller británico Francis Pym, responsable de las relaciones exteriores de su nación durante la guerra con la Argentina por las Islas Malvinas, señaló que “un grupo de países que merezcan la confianza de ambas partes” debe introducirse en las negociaciones sobre el archipiélago. Dijo que las conversaciones bilaterales demostraron su inutilidad y que las Naciones Unidos no tienen nada que hacer en este problema. Reconoció también que Gran Bretaña debe reflexionar sobre los costos del mantenimiento de una guarnición en las islas. 

LONDRES:- Francis Pym, el ex canciller británico que tuvo un papel protagónico durante la guerra con la Argentina, siempre formó parte del ala moderada del gobierno conservador de Margaret Thatcher. Los “halcones” de su partido llaman a ese sector como los “wets” (mojados) y Pym no se molesta cuando se lo recuerdan.

Este hombre de 61 años, como muchos “wets” pertenece a una antigua familia aristocrática y como muchos conservadores es ex oficial del ejército. Cuando se desencadenó la crisis con Buenos Aires, por el desembarco en las Islas Malvinas, Pym reemplazó en el Foreign Office a lord Carrington, que dimitió a su cargo dos días después que las tropas argentinas recuperaron Puerto Argentino.

Al concluir el conflicto, Pym fue uno de los pocos hombres públicos británicos que se mantuvo en un obstinado silencio sobre el desarrollo del conflicto bélico. Su testimonio sería invalorable para desentrañar uno de los episodios más dramáticos de la guerra: la orden de Margaret Thatcher para hundir el crucero “General Belgrano”.

Ese día, Pym estaba en Washington reunido con el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, cuya formal gestión mediadora había fracasado. Pero la diplomacia norteamericana no se dio por vencida y abrió un canal de negociación con los argentinos a través del presidente Fernando Belaúnde Terry.

Se produjo entonces un hecho inédito: la negociación telefónica ligó a Belaúnde con Galtieri; a Belaúnde con Haig y a Haig con Pym. Es altamente probable que el entonces canciller británico estuviera en comunicación con la residencia de verano de la premier británica, donde Thatcher con su gabinete de guerra iban a decidir la suerte del “General Belgrano”.

Pym sabía por medio de Haig que la negociación estaba al borde del acuerdo. Solo una palabra –los “deseos de los isleños”– separaba la guerra de la paz.

El hundimiento del “General Belgrano” y el posterior hundimiento del “Sheffield” significó el colapso casi total de la negociación diplomática. 

Clarín: ¿Pym comunicó a Thatcher que la propuesta de Belaúnde Terry estaba siendo considerada seriamente por los militares?

Pym: Sí así fue.

Clarín: ¿Por qué Thatcher ordenó que el submarino “Conqueror” disparase sus torpedos?

A casi dos años de esa dramática circunstancia Pym sigue negándose a hablar sobre esos episodios.

Pero fue él, como miembro de la Cámara de los Comunes, quien puso el 22 de marzo pasado una nota discordante en un debate sobre política exterior: “El precio de la defensa de las islas Malvinas es demasiado alto y perjudica a alguna de nuestras prioridades defensivas”.

“No estoy sugiriendo que debamos conceder en las negociaciones lo que acertadamente negamos conceder bajo la fuerza, pero de todos modos tenemos que tener en cuenta la realidad”, agregó.

Sitio armado por Maximus: firmesydignos_argentina@yahoo.com.ar  

 

Instituto Malvinas: :: tel 4123-4567 :: institutomalvinas@yahoo.com.ar